TÓXICOS EN PRODUCTOS DE LIMPIEZA PARA EL HOGAR

tóxicos en productos de limpieza para el hogar

TÓXICOS EN PRODUCTOS DE LIMPIEZA PARA EL HOGAR


8 tóxicos nocivos para tu salud en los productos de limpieza

A continuación te presentamos una lista de 8 productos que está científicamente comprobado que son tóxicos (y algunos hasta cancerígenos), que algunas veces figuran en las etiquetas y con los que seguro estás en contacto diariamente, y algunas alternativas viables para que puedas eliminarlos de tu hogar.

Los ftalatos

Se encuentran en los productos para el hogar con fragancias como los ambientadores, detergentes, jabones e incluso en el papel higiénico. Debido a las leyes de propiedad, las empresas no tienen que revelar lo que hay en sus olores, por lo que no encontrarás ftalatos en una etiqueta, pero si dice “perfume o aroma artificial”, hay una buena probabilidad de que contenga ftalatos.

Riesgos para la salud: son conocidos los disruptores endocrinos, por lo que reducen los espermatozoides en los hombres y puede provocar diversas afecciones en las mujeres. Se absorben por vía cutánea y como la piel no puede dirimir si algo es tóxico, estos productos químicos van directamente a los órganos.

Opciones saludables: elegir productos orgánicos sin perfume o totalmente naturales. También es una buena forma de limpiar los ambientes, tener más cantidad de plantas ya que éstas son las que desintoxican naturalmente el aire.


El percloroetileno o “PERC”


Se encuentra en: soluciones para limpieza en seco, quitamanchas y limpiadores de alfombras y tapicería.

Riesgos para la salud: es una neurotoxina y está clasificada “posible carcinógeno”. La vía de exposición es a menudo por inhalación: ese olor delator de la ropa que vuelve de la tintorería o los vapores que permanecen tras la limpieza de las alfombras.

Opciones saludables: asegúrate de llevar tus prendas a tintorerías que no usen “perc”. Para quitar una mancha hay cientos de técnicas naturales, desde el jabón de lavar la ropa de nuestras abuelas, pasando por el limón o la sal.


El triclosán

Riesgos para la salud: El triclosán es un agente antibacteriano agresivo que puede promover el crecimiento de bacterias resistentes a los fármacos y combatir a las que son favorables y necesarias para nuestra existencia. Además se concentra en ríos y arroyos y resulta perjudicial para el medio ambiente acuático.

Opciones saludables: usa detergentes y jabones naturales y evita los productos antibacterianos con triclosán para uso doméstico. Si necesitas un desinfectante de manos, elige uno que sea a base de alcohol.


Los Amonios cuaternarios

Se encuentra en: suavizantes para ropa y en la  mayoría de los limpiadores domésticos etiquetados como “antibacterianos”.

Riesgos para la salud: al ser otro tipo de antimicrobianos plantean el mismo problema que el triclosán, ayudando a las bacterias a resistir a los antibióticos. Son también irritantes de la piel por lo que pueden producir dermatitis y se sospecha que es una de las causas de ciertos problemas respiratorios.

Opciones saludables: olvídate de la estética, los suavizantes no son necesarios y el mejor suavizante para la ropa es el vinagre blanco (porque no mancha) ya que elimina los residuos de jabón y no es tóxico. El aceite del árbol del té es anti-fúngico (combate hongos) y la esencia de lavanda un aromatizante natural.


El 2-butoxietanol

Se encuentra en: los limpiadores universales.

Riesgos para la salud: 2-butoxietanol es el ingrediente clave en muchos limpiadores de ventanas y les da su característico olor dulce. Es un eficaz disolvente que por ley no tiene por qué figurar en la etiqueta, pero según la EPA y espacialmente si se lo usa en sitios confinados puede causar dolores de garganta por inhalación, contribuir a la narcosis, al edema pulmonar y hepático severo y al daño renal.

Opción más saludable: limpie los espejos y ventanas con papel de periódico y vinagre diluido. Para otras tareas de la cocina use productos con ingredientes naturales como el feldespato y el bicarbonato de sodio sin lejía. También puede hacer sus propias fórmulas con bicarbonato de sodio, vinagre y aceites esenciales.

El amoníaco

Se encuentra en: Agentes limpiadores para baños, para joyería y en los limpiacristales.

Riesgos para la salud: el amoníaco es un poderoso estimulante que afecta a los asmáticos y a personas con problemas pulmonares y respiratorios y pude ayudar a que se desarrolle bronquitis crónica. Mezclado con lejía produce un gas venenoso.

Opción más saludable: usa vodka para limpiar y abrillantar los artefactos de metal, pasta de dientes para la plata y vinagre diluido en agua para los artefactos, azulejos y cristales.



El cloro

Se encuentra en: lejías, polvos abrasivos, limpiadores de inodoros, removedores de moho, agua del grifo.

Riesgos para la salud: la exposición a este peligroso elemento es constante y puede provocar problemas de salud crónicos (respiratorios, renales, digestivos, etc.), además de ser un disruptor grave de la tiroides.

Opción más saludable: volvemos a la opción del vinagre, el bicarbonato de sodio y agregamos el bórax en polvo para fregar los inodoros. Para reducir el cloro en el agua del grifo lo mejor es instalar filtros.


El Hidróxido de Sodio

Se encuentra en: limpiadores de hornos y desatascadores.

Riesgos para la salud: es extremadamente corrosivo por lo que si toca la piel o entra en los ojos puede causar quemaduras graves. Su inhalación ocasiona un fuerte dolor de garganta que dura varios días.

Opción más saludable: el horno se puede limpiar con vinagre y pasta de bicarbonato de sodio. Para desatascar caños, también sirve esta fórmula (bicarbonato + vinagre) combinada con agua hirviendo.


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *